Pollo al Ajillo con Patatas

  • Pollo al Ajillo
    Tradicional

  • Pollo al Ajillo
    con Patatas

  • Pollo al Ajillo
    con Champiñones

  • Pollo al Ajillo
    con Cerveza

  • Pollo al Ajillo
    con Vino Blanco


  • "Pollo al Ajillo con Patatas"

    Pollo al Ajillo con Patatas





    Esta receta te va a permitir preparar una receta de pollo al ajillo con patatas, un plato muy completo que es ideal para almorzar cualquier día del año, que se prepara de forma sencilla, sobre todo si sigues nuestras indicaciones.

    Ingredientes:

    - Un pollo grande troceado
    - 4-5 patatas grandes
    - 9-10 dientes de ajo
    - Perejil picado
    - Un par de vasos de vino blanco
    - Aceite de oliva virgen
    - Sal
    - Pimienta molida
    - Tomillo
    - Romero
    - Laurel, un par de hojas


    Preparación:

    Comenzaremos esta receta pelando las patatas, y luego las vamos a lavar y a cortar en rodajas de un grosor más o menos similar todas ellas, que no sea mayor de medio centímetro. Las vamos a colocar en una fuente para horno, y le vamos a añadir por encima una salsa que vamos a preparar batiendo 2 o 3 ajos, perejil picado, un vaso de vino y aceite de oliva virgen. Ponemos el horno a 180ºC y cuando llegue a esa temperatura, hornearemos las patatas unos 40-45 minutos.

    Mientras tanto vamos a trocear el pollo, en caso que no lo hayamos comprado ya troceado, lo lavamos bien y secamos, para después aliñar por todos lados con sal, pimienta molida y un toque de tomillo y romero, por ejemplo, o cualquier otra hierba aromática que nos guste, la verdad es que este tipo de condimento le va dar un toque de sabor muy bueno a la receta. Reservamos el pollo para usarlo después.

    Ahora cogemos los ajos, y sin pelarlos los vamos a machacar con un golpe seco, intentando que no se partan, y los vamos a freír en una olla amplia con bastante aceite de oliva virgen, a fuego medio para que no se quemen. Cuando estén bien fritos, los sacamos, y en ese mismo aceite vamos a poner a freír los trozos de pollo junto con un par de hojas de laurel. Es importante que friamos bien el pollo, con paciencia, ya que es lo que hará que la receta nos quede mejor al final. Fríelo a fuego medio, y ve removiendo hasta que consigas un frito regular por todos los trozos.



    Una vez el pollo esté frito de la forma que queremos, sacamos el aceite sobrante de la olla, y echamos en ella los ajos y un vaso largo de vino blanco, o un poco más si vemos que es poco, según el pollo que hayamos frito. Ponemos a fuego suave, hasta que se consuma el vino y el pollo se vaya impregnando de todos los sabores. En una media hora larga debe quedar perfecto. Cuando esté hecho el pollo y las patatas, sírvelos juntos y disfruta de un almuerzo que es realmente completo y nutritivo.