Pollo al Ajillo en Salsa

  • Pollo al Ajillo
    Tradicional

  • Pollo al Ajillo
    con Patatas

  • Pollo al Ajillo
    con Champiñones

  • Pollo al Ajillo
    con Cerveza

  • Pollo al Ajillo
    con Vino Blanco


  • "Pollo al Ajillo en Salsa"

    Receta de Pollo al Ajillo en Salsa





    Esta es una receta que puedes preparar en cualquier época del año, el pollo al ajillo en salsa es una forma estupenda de cocinar el pollo, de forma sencilla y muy sabrosa. Aquí tienes el detalle de la receta.

    Ingredientes:

    - Un pollo troceado
    - Vino blanco, un par de vasos
    - Ajo, 5-6 dientes
    - Aceite de oliva virgen
    - Sal
    - Pimienta
    - Guindilla
    - Harina, un par de cucharadas


    Preparación:

    Como siempre que vayamos a preparar pollo al ajillo, lo primero es preparar el pollo que emplearemos en la receta. Compra un pollo de un tamaño adecuado para el número de personas que tengas ese día invitados a comer, ya que hay pollos de todos los tamaños. Si lo compras ya limpio y troceado, mejor que mejor, así te evitas hacerlo en casa. Dile al carnicero que te lo trocee en trozos no demasiado grandes. Cuando lo vayas a preparar, lávalo bajo el grifo y cuando se seque lo salpimientas, para que vaya cogiendo sabor.

    Y ahora pasamos a preparar el resto de la receta, para lo que vamos a coger los dientes de ajo y, sin pelarlos, les daremos un golpe seco para dejarlos un poco machacados, pero sin romperlos, y los vamos a freír en abundante aceite de oliva virgen. Usa una olla o cazuela grande, ya que ahí vamos a hacer luego el pollo, así que intenta usar una dónde quepa el mismo. Cuando los ajos estén fritos por todos lados, sin que se quemen, los sacamos y apartamos.

    Ahora metemos el pollo en ese mismo aceite, que debe ser abundante para freírlo bien, y lo vamos a ir dorando a fuego medio, dando vueltas a las piezas para que se hagan por todos lados. Añade una guindilla para darle un toque picantito al pollo, y si quieres puedes añadir alguna especia aromática, como un poco de romero o tomillo, que le da un toque muy rico al pollo. Dora bien el pollo porque es importante para que la receta quede bien al final, así que hazlo sin prisas.



    Cuando acabes de freír el pollo, quita el aceite sobrante, añade los ajos que habías frito antes y dos vasos de vino blanco. Si ves que hay mucha cantidad de pollo añade un poco más de vino. Deja que se vaya consumiendo a fuego suave, hasta que se evapore todo el vino, unos 25-30 minutos más o menos. Unos minutos antes de apartar el pollo, añade la harina y mézclala bien para que se forme una salsita blanca. Sirve en caliente el pollo acompañado de esta salsita, verás que rica te queda.