Pollo al Ajillo Tradicional

  • Pollo al Ajillo
    Tradicional

  • Pollo al Ajillo
    con Patatas

  • Pollo al Ajillo
    con Champiñones

  • Pollo al Ajillo
    con Cerveza

  • Pollo al Ajillo
    con Vino Blanco


  • "Pollo al Ajillo"

    Receta de Pollo al Ajillo





    Aprende a preparar un rico pollo al ajillo con la receta que te mostramos a continuación, detallada paso a paso para que te resulte sencillo de preparar. Es una receta tradicional de nuestra gastronomía, que siempre viene bien tener a mano.



    Ingredientes:

    - Un pollo grande troceado, sobre dos kilos
    - Ajo, 10-12 dientes
    - Laurel, 2-3 hojas
    - Vino blanco, 500 ml
    - Aceite de oliva virgen
    - Sal
    - Pimienta
    - Romero
    - Tomillo


    Preparación:

    Vamos a preparar esta receta para 3 o 4 comensales, por eso vamos a necesitar un pollo bien grande, que debemos trocear o comprarlo ya troceado en la carnicería. Dile al carnicero que te lo corte en trozos no demasiado grandes, para que podamos cocinarlos bien y la receta nos quede perfecta. Una vez tengas el pollo troceado, lávalo bien bajo el grifo y déjalo escurrir bien o sécalo, y échale por encima sal, pimienta, un poco de romero y otro poco de tomillo. Apártalo mientras preparamos el resto de la receta.

    Coge una olla o cacerola bien grande, echa suficiente aceite de oliva virgen y pon los ajos a dorar, sin pelar, aplástalos un poco con un golpe seco y échalos enteros. Deja que se frían a fuego medio durante varios minutos, removiendo de vez en cuando para dorar por las dos caras, y cuando estén bien dorados sácalos y déjalos apartados para después.

    En ese mismo aceite vamos a poner a freír el pollo troceado junto a las hojas de laurel, y lo vamos a dejar que se fría bien por todos lados. Si la olla o cacerola no es lo suficientemente amplia para poder hacer todo el pollo de una vez, hazlo en dos tandas, pero es importante dejarlo bien frito, para lo que deberemos ir removiendo de vez en cuando, y esperar unos 20-25 minutos a fuego no demasiado alto. Si lo haces en varias veces, el pollo que vayas sacando ya frito resérvalo junto a los ajos fritos.


    Cuando tengas el todo el pollo bien frito, quita todo el aceite sobrante, añade los ajos y el vino blanco, y deja que se vaya reduciendo a fuego lento, moviendo los trozos de pollo cada cierto tiempo, con cuidado de no romperlos, para que vayan tomando el sabor del vino. Si no tienes prisa deja que se cocine despacio, hasta que se haya consumido el vino y nos quede lista la salsita con la que acompañar el pollo. A la hora de servirlo hazlo siempre en caliente y puedes servir con una guarnición a tu gusto, como una ensalada o patatas fritas. Esperamos que te guste esta tradicional receta de pollo al ajillo.